Luchas diarias

Cada día es diferente, pero a su vez todos se parecen, tenemos luchas internas de las cuales debemos salir ganadoras, pero ¿cuáles pueden ser esos despelotes de mujer que normalmente aparecen y debemos trabajarlos día a día?

Hoy comparto con ustedes algunos despelotes de mujer que me vienen a la cabeza, poco a poco iremos trabajando, aumentando y compartiendo si les parece muchísimos más.

Tener una relación con el mundo externo es un aspecto importante en la salud mental, sabemos que estamos pasando por este encierro y que debemos cuidar nuestra salud tanto física (haciendo ejercicios en casa) como psicológicamente (tomando un tiempo a solas, leer, etc.) y a su vez superar las pequeñas luchas diarias para que precisamente se queden así, pequeñas, tolerables o manejables.

Por esa razón, vivir una vida sin desafíos diarios o situaciones que rompen con lo cotidiano y nos sacan de nuestra zona de confort no es una opción, debemos trabajar con las opciones que tenemos a nuestro alcance y no solo sobrellevar la situación y el día a día, si no también aprender a amar y crear planes diarios para no estancarnos.

Muchas veces despertamos cansados, sin energías, desmotivados, pero recuerda que una persona deprimida vive estas pequeñas batallas como grandes guerras internas y puede llegar a un punto en que estos problemas las paralicen, apoyarnos entre mujeres o simplemente escucharnos puede prevenir este estado.

Estos son algunos de los despelotes que como mujeres creo que tenemos cada día:

  1. Levantarse temprano. (¿Para qué?, si no puedo salir de casa?, o si tengo que salir ¿Ir a trabajar y dejar a mi familia en casa? Escuchar la alarma del reloj nos dice que viene un nuevo día rutinario, tal vez en uno de los golpes más duros del día. Hacerlo con actitud de derrota y pesimismo puede hacer que nuestro día sea cada vez peor del día, pero sí en cambio, nos levantamos con optimismo de que hoy puede ser un día diferente, mejor que el de ayer es un buen mensaje en nuestras mentes.
  2. Enojarse por cosas sin importancia. ¿Cuántas veces un buen momento terminó en una experiencia desagradable por algún comentario o discusión sin importancia? Esto sucede con mucha frecuencia, cuando las personas reaccionan de manera impulsiva y se enojan por asuntos irrelevantes. Siempre es recomendable tomar una pausa, alejarte en el momento justo, antes de iniciar alguna discusión. Sabemos que cansa estar con los hij@s o con el esposo todo el día encerrados, pero páusate, aléjate, respira, piensa, reflexiona y luego vuelve a la habitación para poder seguir con la charla (no con la discusión).
  3. Nuestro físico. Vernos cada mañana al espejo y aceptar la imagen que vemos, con las imperfecciones y todo lo que no nos gusta, es una lucha personal de cada mujer y en la que debemos trabajar cada día, no te digo que eres la más hermosa, pero debemos aceptar y amar esa apariencia física por que dependerá después que nivel le des a tu autoestima. Sé que muchas cosas que te molestan no las podrás cambiar de la noche a la mañana, pero si empiezas hoy con ejercicios por ejemplo claro que podrás superarlas, pero sobretodo… no te olvides amarte tal y como eres… era única y encantadora, con esas curvas de Mujerona!!.
  4. El stress de otr@s. Controlar nuestro estado de ánimo y evitar el mal humor es algo que sí está en nuestras manos y podemos controlar. (de veras que sí, intenta cada día), pero obviamente no podemos hacer nada respecto para que las personas con las que te rodeas, ya sea en casa, en el trabajo en las Redes Sociales lo hagan. Un mal gesto, una mirada grosera, un comentario desacertado puede ser motivo para borrar una sonrisa del rostro, si lo permitimos, recuerda que solo tú puedes permitir que se queden esas palabras o esos gestos en tu cabeza, saca ese despelote de tu cabeza mujerona que no es tuyo, déjaselo a ellos, de quien viene, relájate un rato, escucha música que te guste, aléjate del lugar donde estás en ese momento que sucedió, deja el celular un momento y verás cómo haces la diferencia en tu vida.

¿Cómo podemos empezar a romper estos despelotes de mujer que tenemos cada día en la cabeza? Les doy algunos ejemplos:

Llevar una agenda en la que establezcas prioridades (escribe todo lo que puedes hacer hoy)

Establecer metas diarias (puede ser media hora de ejercicios, media hora de lectura, media hora de descanso), tus metas individuales.

Alejarse de palabras, personas, situaciones que te sacarán de tus cávales, date un tiempo y reflexiona, se empática y deja a los otros con sus problemas, porque tú debes arreglar y trabajar los despelotes que tienes en tu cabeza.

Cada vez que vayas cumpliendo esas metas diarias, tendrás mayor fuerza, mayor coraje para afrontar los otros despelotes que cada mujerona tiene, no te olvides que cada batalla que vences es una oportunidad, no solo de crecimiento si no de crear algo nuevo en tu vida…. Empecemos a trabajarlos!! Y no te olvides compartirnos cuales son los otros despelotes que tienes en la cabeza cada día como mujer, queremos leerte, para que todas las mujeres podamos sanar y aprender una de la otra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *